Quiero derribar una pared maestra para reformar mi hogar, ¿puedo hacerlo? 

Uno de los mayores dolores de cabeza a la hora de reformar un hogar suele ser ubicar las paredes maestras; esos muros tan famosos de las que oímos hablar y que a veces obstaculizan, literalmente, nuestros planes (o planos) de reforma y nos preguntamos si se pueden derribar. Te contamos todo lo que debes saber sobre la pared maestra

¿Tienes dudas? ¡Consulta a nuestros expertos en reformas!

¿Qué es una pared maestra? 

Una pared maestra es un muro perpendicular al suelo que, en conjunto con otras de su mismo tipo, sostienen techos y son el cimiento para plantas superiores. Son las principales paredes de cualquier edificio y poseen la característica de ser más gruesas que las restantes necesarias para crearlo. 

La pregunta del millón, teniendo en cuenta su importancia, es si una pared maestra se puede derribar. 

Para empezar vamos a aprender a identificarlas.

¿Cómo sé si se trata de una pared maestra? 

Lo más fácil para saber si una pared es maestra, es mirar el mapa que contiene los planos de la casa. Si no sabes interpretarlos o no los tienes a mano, igualmente hay pistas que te pueden ayudar a localizar cuáles son estas paredes en tu hogar para que puedas hacer tu reforma. 

Características de los muros de carga

Una pared maestra, también comida como muro de carga, tiene unas características particulares que permite diferenciarlas. Una de ellas ya la hemos mencionado y es el grosor que se debe a que, generalmente, las paredes de carga están hechas con hormigón armado

Si has tenido la oportunidad de visitar otras viviendas en el edificio (en el caso de que se trate de un piso), aquellas paredes que coinciden en todas y que no cambian de grosor, muy probablemente sean muros de carga. 

Otra cosa que te aclarará rápidamente si una pared es maestra, es si es posible ver claramente los puntos de apoyo cuando la estructura está diseñada con un sistema de vigas visible. 

Por último, puedes usar tu oído. Si al golpear la pared el sonido es hueco, con mucha probabilidad no se trate de una pared maestra.

Antes de empezar a derruir 

No cometas el error de empezar a realizar una reforma y derribar las paredes hasta que no tengas claro cuáles pueden tirarse. 

Hay ocasiones en las que una pared que separa dos estancias resulta ser un muro de carga si otras estructuras de la vivienda se han ido deteriorando con el tiempo y se han comenzado a apoyar en ellas. 

El consejo general es no derribar una pared maestra, al menos, no sin hacerlo de la mano de los expertos competentes. Las paredes maestras pueden ser derribadas, pero para hacerlo se requiere colocar otro elemento estructural que realice su misma función ya que es indispensable. 

Te interesa: Proyectos de interiorismo donde el protagonista es el vidrio

Normalmente lo que se hace es utilizar vigas, ya sea de acero o de madera, a modo de sustitución. Cuando se pretende lograr un espacio más diáfano es interesante contar con la opción de reducir el tamaño de estos elementos esenciales. 

Otra idea bastante utilizada es derribar aquellas paredes que no son maestras y decorar los muros de carga con piedras naturales para paredes como el mármol, etc. De hecho, esta idea la puedes extender a cualquier parte de la casa. 

En tu hogar puede haber una o más paredes revestidas con piedras naturales. Eso sí, no son la opción más barata, pero existen en el mercado precios muy competitivos actualmente. 

Por último, llama a un experto 

Si quieres que la inversión que vas a realizar en reformar tu hogar cunda todo lo posible, contrata a buenos profesionales. Se cuentan por miles los casos de auto reformas frustradas y reformas contratadas a personal poco cualificado con resultados muy negativos. 

Tómate tu tiempo y escoge los mejores profesionales. A la larga, tu bolsillo lo agradecerá.

Deja una respuesta