Desde OAK2000, reformas, construcciones y rehabilitaciones, damos la bienvenida a la primavera con nuevos proyectos de reforma integral sobre la mesa. En este caso, empezamos a trabajar en la rehabilitación de una casa en La Garriga, que nos llega de las manos de Jannike y Pau, quienes se pusieron en contacto con nosotros con el fin de transformar por completo una casa familiar, la cual a día de hoy tiene muchas debilidades tanto estructurales como de instalaciones, aislamientos térmicos y termitas, entre otras.

Hemos empezado a trabajar con ellos en el proyecto de interiorismo con gran ilusión por ambas partes, y es que estamos seguros de que este proyecto con el disfrutamos des de una fase bien temprana no nos dejará indiferentes.

El leitmotiv del proyecto de la reforma integral consistía en subsanar dichas debilidades y darle a la casa, literalmente, un giro de 180º con el fin de orientar la vida cotidiana al privilegiado jardín para aprovechar al máximo la luz y crear una conexión fluida entre el interior y el exterior.

Otro requisito indispensable era el de proyectar un espacio funcional y de fácil mantenimiento adaptado al ritmo atareado de sus habitantes. Esperamos poder enseñaros pronto la evolución ya que todavía estamos en la fase inicial del proyecto, en la que predominan la ilusión y el ansia por empezar. Todavía quedan muchos estados emocionales por vivir, que siempre experimentan nuestros clientes y que intentamos explicar ya que se repiten una y otra vez!

 

Toda reforma integral se inicia con la fase de proyecto, la cual hay que empezar con ilusión porque si no… ¡pierde todo el sentido! Una vez definido dicho proyecto, comienza la obra con los derribos, fase en que el cliente enseguida puede observar una gran transformación del espacio y en la que crece el entusiasmo como consecuencia de este cambio tan inmediato.

Seguimos con la nueva tabiquería, donde la sensación de haber reducido el espacio inquieta enormemente. “¿Nos habremos equivocado en las medidas?”, se preguntan, y es que el color rojo del ladrillo nos confunde sensorialmente. Este es un color fuerte, dominante y que tiende a distorsionar los espacios. No conseguiremos modificar este sentimiento hasta que las nuevas paredes no se enyesen, predomine el color blanco hueso y se dé más luminosidad a cada rincón.

La próxima fase es la de regatas e instalaciones, en la que ahora sí que invade una sensación de desconcierto. “¿Que estarán haciendo?” u “¿Hoy no han venido?” son preguntas que no dejamos de escuchar en cada reforma integral y es que es una fase extremadamente laboriosa e importante, pero que no luce nada a los ojos de nuestros clientes. Hasta que no empezamos con el siguiente paso (los alicatados, falsos techos y pavimentos) no devolvemos la ilusión, pero una vez devuelta, ésta ya no tiene freno, y es que día a día los cambios son notables con el montaje de puertas, mobiliario de cocina, armarios, muebles de lavabo… Y finalmente, ¡a pintar!

Los días previos a la entrega de una obra, el cansancio se apodera de nuestros clientes, pero solo les pedimos un suspiro final para poder limpiar el espacio y, el día de la entrega, poder ver la satisfacción y la ilusión con la que empezamos en sus caras! Es entonces cuando una reforma integral cobra sentido!

Así pues, gracias a Jannike y Pau por su confianza y esperamos, muy prontito, poder disfrutar de la mano con ellos de todas estas emociones y poderlas, así, ir compartiendo con vosotros.

Noticias relacionadas
Nuevo showroom en Barcelona
Talleres prácticos con los alumnos de grado de Interiorismo en Elisava

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

ACEPTAR
Aviso de cookies